15 febrero 2006

"EL SABOR DE LA SANDÍA". (TSAI MING-LIANG)

Ayer ví por fin la película : El sabor de la sandía.
He de reconocer que es muy muy lenta, pero pese a ello creo que tiene algunas cosas interesantes. En mi opinión, el director impone un universo descarnado, completamente autista, sucio. La casi total ausencia de diálogos abunda en la violencia emocional de la película, y te crea un estado de ansiedad casi insoportable. La sequía que padece la ciudad resulta ser la metáfora perfecta del confinamiento afectivo que caracteriza la conducta de los dos jóvenes. Todos los personajes arrastran la sed como una condena, que pone al descubierto el daño que les provoca la falta de comunicación entre ellos. La incomunicación no aparece como consecuencia, sino como causa del malestar desprendido. De ahí, que tengamos la sensación de asistir al seguimiento de unos seres humanos precipitados a una intimidad de brutal aislamiento. Seres humanos que parecen entenderse a sí mismos solamente como cuerpos. Solo expresan lo que sienten mediante unos fragmentos musicales surrealistas, que ponen de manifiesto el comportamiento ridículo de las personas cuando se enamoran, pero al mismo tiempo, son sentimientos que no se expresan entre ellos. Las aproximaciones al cine porno amateur, evidencian el degradante trato que se tiene hacia la mujer sobre todo oriental , la explotación de ésta en la sociedad, como un mero instrumento para el disfrute masculino , y al mismo tiempo me parece que le dan un tinte surrealista, no pretende en absoluto, desde mi punto de vista, excitar al espectador, sino que lo muestra como un acto animal, un acto físico, que de tan denso y cargante parece repugnante. Los personajes son seres completamente solos, y esa soledad queda expresada por la opresión de su encerramiento, en los interiores de las estancias y los edificios es donde cobra una profundidad asfixiante, vacíos, al igual que la ciudad; y la emergencia de un discurso simbólico lleno de bestialismo, de inmisericordia, creo que deja bastante patente el desconcierto que sobre las relaciones sentimentales quiere transmitir el director. Y sólo queda el final, el clímax, grotesco y brutal, un orgasmo en forma de lágrima postrera, casi póstuma. El plano final, me parece genial; el hecho de mantener ese plano donde el protagonista refleja la superioridad masculina y animal frente a la mujer, que traga con todo, hasta su propio final, tanto tiempo y tan en primer plano, a mí al menos me supuso casi insoportable, te lleva a decir, ¡¡POR DIOS, ALEJATE YAAAAAAAAA!!
En general, me ha parecido una película interesante, el papel sumiso que desgraciadamente tiene la mujer, el reflejo del comportamiento animal del porno y del hombre en general, la soledad de los personajes hasta el asfixiamiento, la incomunicación, el lastre del propio sobrevivir, y la parodia de los sentimientos, el contraste entre la vida de dos mujeres (la chica que hace porno, y la protagonista que simula ser madre),etc..Encuentro que es original en su exposición, y aunque no es la película de mi vida, creo que mereció la pena verla.

2 comentarios:

Raquel dijo...

"y la emergencia de un discurso simbólico lleno de bestialismo, de inmisericordia, creo que deja bastante patente el desconcierto..."
Nena!!A mí con frases como ésta me impresionas cantidad!!Además de que es la 1ª cosa medio buena que oigo sobre la peli en cuestión...

Adrenalynn dijo...

Jajajaj,, es que esa noche me vino la inspiración, con tanta sandía, me puse algo transcendental,es lo que pasa. jejej.Bueno, pues si de ésta has oído pocas cosas buenas (que yo creo que las tiene), pues no sé si has visto Eros, pero el martes fuimos a verla, y esa sí que hasta para mí es un bodrio de película, insufrible!!